Aromapuntura, receta personalizada

Aromapuntura. Dirás, ¿y qué es la Aromapuntura? Pues es una nueva forma de ayudar a las personas que mis jerarquías de luz me indicaron hace poco. Es una fantástica combinación entre la Aromaterapia y la Acupuntura, pero sin agujas.

Hace mucho que me siento atraída por los aceites esenciales. En general me fascinan las plantas, las hierbas medicinales y el poder que tienen. Son seres vivos que se prestan a armonizarnos y a ayudarnos a sanar, si sabemos cómo utilizarlos. En otra vida tuve mucho conocimiento de eso y mucha relación con esos seres mágicos. Por eso ahora, aunque no me sepa ni los nombres de las plantas que tengo en casa, estas crecen como locas y siempre lucen sanas y preciosas. Suelo hablarles y decirles lo bonitas que son y lo mucho que las quiero, y ellas me lo agradecen convirtiendo mi hogar en una pequeña jungla.

Sigo teniendo ganas de saber más fitología o conocer las propiedades de más plantas y aceites esenciales, pero nunca he tenido el tiempo y la oportunidad de formarme seriamente en ello. Sin embargo, mis jerarquías me dicen que no necesito “formarme” más, que sólo tengo que poner lo que ya sé y puedo al servicio de los demás. Tendré que hacerles caso…

La primera receta (caso real)

Hace un tiempo tuve una época de mucho estrés y ansiedad, y un día haciéndome una armonización a mí misma, mis jerarquías me dijeron que me aplicara 2 gotas de aceite esencial de Rosa de Bulgaria, que siempre tengo en casa, en un punto concreto del cuerpo y empezara a masajeármelo suavemente. El efecto de relajación llegó en pocos minutos y fue asombroso. En pocos días también desapareció el dolor físico que tenía en el punto dónde aplicaba el aceite (no era consciente de ese dolor antes). En definitiva, lo apliqué unos días, se me pasó, pero no le di más importancia.

Siguientes recetas (casos reales)

Hace poco en una sesión con una chica que presentaba un estado depresivo, las jerarquías me indicaron que tenía que recomendarle aplicarse ella misma 2 aceites esenciales en varios puntos del cuerpo. Me sorprendió, pero así lo hice. Me decían el nombre del aceite y me mostraban los puntos concretos para aplicar cada uno. Se lo transmití. En pocos días la chica que comentó que sentía una gran mejoría en sus ánimos.

Otro día tuve que atender a una persona con cáncer de hígado y cáncer de pulmón. No quería hacerse la químio, tenía un miedo atroz a los hospitales, y había decidido que iba a sanar por medios naturales. Yo nunca le diré a nadie que no vaya al médico si está en una situación seria como esta. Sin embargo, cada uno es dueño de su vida y es libre de decidir cómo va a proceder en una situación así. Empecé a consultar a sus guías y resulta que, de nuevo, además de un cambio de alimentación, suplementos y flores de Bach, empezaron a indicarme los nombres de aceites esenciales y a mostrarme en qué puntos aplicar cada uno de ellos. De nuevo estaba dando una receta de Aromapuntura. En unos días el hombre me contó que estaba pasando una crisis de sanación pero que emocionalmente ya estaba mucho mejor.

Aromapuntura, receta personalizada

El asunto me sorprendió, pero no le di más importancia. Me fui a la cama y … no fui capaz de dormir, no me dejaron. Mis jerarquías empezaron a explicarme que esto era algo que yo tenía la capacidad de hacer, un servicio que podía ofrecer a los demás. Dar una receta personalizada de Aromapuntura a la persona para poder mejorar su estado físico o anímico, incluso para sanar algún síntoma concreto que presenta. Estaba claro que podía hacer esto en una sesión de terapia cuando las jerarquías así me lo indicaban. Pero, lo que ahora mis jerarquías me estaban indicando era que esto por si sólo era algo que podía ofrecer, aun sin hacerle una sesión a la persona. Que la receta por si sola, si la persona se la aplicaba ella misma, podía tener efectos muy beneficiosos sobre ella. Veamos por qué.

Cómo funciona la Aromaterapia

Todos sabemos que en la Aromaterapia se usan aceites, algunos esenciales, es decir aromáticos, y otros vegetales, es decir sin aroma. Normalmente los vegetales se usan como portadores de los esenciales, que suelen ser más caros y por ello se suelen diluir en aceites vegetales.

El aceite de Rosa de Bulgaria, por ejemplo, el único que de verdad conozco, es Rosa Damascena. Es el aceite esencial más caro del mundo y el más difícil de extraer. Tiene unas propiedades super potentes sobre el 4º chakra (el corazón) y, además de regenerar y rejuvenecer fantásticamente la piel, actúa sobre el ánimo de la persona, la conecta con su esencia y con el amor universal. Hace que se abra a las experiencias de la vida a través del amor. Este aceite no lo vas a usar puro. No porque no se pueda, no es tóxico e incluso se puede ingerir, sino porque resulta muy caro. Por ello se suele diluir en aceite de jojoba, por ejemplo, que es bastante más económico. Aun en esta combinación, con un 10 o 20% de aceite de Rosa de Bulgaria en la mezcla, sus propiedades tan potentes se hacen notar.

En la Aromaterapia los aceites esenciales, actúan sobre el olfato, si sólo los inhalamos y también si se aplican sobre la piel. En el segundo caso además entran en el torrente sanguíneo. Tanto al inhalarlos como al mezclarse con nuestra sangre, los aceites esenciales producen cambios químicos en el organismo.

El aroma que desprenden los aceites esenciales es una energía muy sutil de muy alta frecuencia vibracional. Al ingresar en el organismo a través del olfato o a través de la sangre, generan una elevación de la vibración local en los puntos donde se aplicaron y también general del organismo.

El olfato y el cerebro

Se sabe que el olfato es controlado por una parte muy antigua del cerebro humano. El órgano que lo controla se llama bulbo olfativo y es una de las estructuras del sistema límbico. Por otra parte el sistema límbico controla nuestro instinto, el humor, el estado de alerta, la motivación y en general las emociones. De ahí que un simple olor puede hacer que nos relajemos o nos excitemos, que nuestro humor cambie o que volvamos 40 años en el pasado, recordando una escena de nuestra vida donde ese olor fue presente. Se dice que el olfato es el primer sentido que desarrollamos y el más potente de los 5 sentidos físicos que tenemos. El más directo e instantáneo, ya que actúa sobre el cerebro de forma directa.

Hoy en día los científicos ya han demostrado que los olores impactan directamente y son capaces de modificar las emociones, el humor, evocar memorias o provocar reacciones físicas y químicas. Con los aromas adecuados se puede incidir al cerebro para provocar las reacciones deseadas.

Los aceites esenciales y el torrente sanguíneo

Al aplicar los aceites esenciales sobre la piel, estos ingresan al torrente sanguíneo. Transportados por la sangre, con su alta vibración elevan la frecuencia de los órganos a los que accedan. Esto ayuda a armonizarlos energéticamente, lo cual propicia posteriormente su recuperación física.

Aromaterapia y meridianos energéticos

Hasta ayer no había caído, pero las jerarquías siempre me indicaban aplicar los aceites en determinados puntos del cuerpo, que realmente coincidían con puntos de los meridianos energéticos. Eso tenía mucho sentido. Sabemos que cada aceite esencial tiene unas propiedades concretas y que cada punto de los meridianos incide sobre el cuerpo de una manera determinada. Por tanto, todo encajaba. Estaba haciendo Aromapuntura.

Lo que descubrió la MTC

La Medicina Tradicional China estudió por más de 5000 años la estructura del cuerpo humano y la relación entre los órganos y los canales por los que fluye la energía en el cuerpo, y que alimenta energéticamente dichos órganos. Los meridianos energéticos son los canales para la energía sutil de los cuerpos sutiles igual que el sistema sanguíneo lo es para el cuerpo físico.

En base a ese conocimiento tan vasto y profundo, los médicos chinos crearon las técnicas tan complejas que conocemos hoy como Acupuntura, Aurículopuntura, Dígitopuntura y otras. Actuando sobre determinados puntos de los meridianos mediante agujas, con los dedos o de otras maneras, entre las cuales están los aromas como he podido comprobar, se puede armonizar y restaurar el funcionamiento correcto de un órgano, de un sistema o del organismo entero.

Revertir el proceso

El ser humano con sus cuerpos físico y sutiles es un ente muy complejo. Somos energía, más densa o más sutil, y todo nos afecta de una forma u otra. Lo físico y lo energético están interconectados y actuando sobre uno se puede afectar al otro, y al revés. Si nos generamos emociones negativas afectamos a los órganos y sistemas físicos, contrayendo una enfermedad. Si actuamos sobre las emociones y los cuerpos sutiles a través de los aromas, podemos provocar reacciones a nivel físico que propicien la recuperación y la sanación física.

¿Cuál puede ser el beneficio esperado de la Aromapuntura?

Claro está que si uno tiene una enfermedad grave probablemente esta no se podrá sanar sólo con aromaterapia. He podido ver en mis sesiones que los guías siempre dan un conjunto de indicaciones para tales casos, donde la aromaterapia es una de ellas.

Sin embargo, teniendo la conciencia de que una enfermedad no es más que la consecuencia y síntoma de un desequilibrio emocional y energético, de un conflicto vivido de forma no armónica y emocionalmente no resuelto o en vía de resolución, entonces podemos comprender el papel tan importante que los aromas pueden llegar a tener en el reequilibrio emocional. Una vez equilibrado, el cuerpo por si sólo o con algo de ayuda externa producirá las reacciones químicas necesarias para restablecer el equilibrio físico también.

Aparte de eso, de forma consciente puedes ayudarte si te aplicas las recomendaciones del post Cómo mantenerse en Armonía para experimentar la Salud Perfecta.

¿Sólo para casos de enfermedades físicas?

Evidentemente, no.

Mediante una receta personalizada de Aromapuntura aplicada sobre unos puntos concretos de los meridianos se podrían trabajar temas como ansiedad, estrés, miedos, fobias, adicciones, depresión, etc.

Después de todo, hay que tener muy presente que el ser humano funciona en base a emociones. Los aromas pueden modificar nuestras emociones y con ello corregir un hábito, un patrón o una conducta que tengamos.

¿Alguna receta que valga para todos?

Evidentemente, no.

Las emociones que cada uno genera, aunque sea en una misma situación, son muy particulares. Los filtros que cada uno aplica para decodificar la realidad son únicos. Las razones por las que uno enferma de la misma enfermedad o tiene la misma adicción son muy particulares. El estado físico, anímico y energético de cada uno y de este momento es único. Por ello no es posible dar una receta igual para todos. No sería real.

¿Deseas recibir tu receta personalizada de Aromapuntura?

Entonces envíame tus datos personales: nombres y apellidos completos, fecha y lugar de nacimiento, número de teléfono personal y una foto. Así podré identificarte de forma segura. Indícame para qué quieres la receta concretamente. Tus jerarquías decidirán qué es lo mejor para ti en este momento. Te haré llegar la receta de Aromapuntura, te compras los aceites esenciales que necesitas y manos a la obra.

Eso sí, espero y te agradezco de antemano que me envíes un testimonio de cómo te ha ido el proceso y qué resultados has obtenido. Porque, después de eso, movimientos inevitablemente habrá.

Luz, Paz y Amor

Me encantaría conocer tu opinión y comentarios sobre el tema de la Aromapuntura, y si te gusta compártelo.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.